domingo, 3 de mayo de 2015

Plantas

Este año me ha dado por las plantas. Y ha sido el peor año para hacerlo, porque a Pepper, le gustan mucho también... y ya he tenido algún que otro disgusto...



Así que me decidí a comprar cactus, aunque todo aquello que no pinche, es comestible para Pepper... pero he logrado una cierta estabilidad. Los que pinchan, al saló y la cocina, los que no, a la ventana de mi estudio.
Los que pinchan y además tienen flores muy apetecibles, a la estantería de mi estudio también, que esos son cactus-cactus y no necesitan ni mucha agua ni una luz superpotente. Así que vayamos con las presentaciones (sí, algunas de mis plantas, tienen nombre). No les hablo, todavía no, porque ya me las paso gritando "PEPPER!!!" cada vez que se acerca a una planta.

Pero os presento a mis niños verdes:

Esta es Leticia, una hermosa Aloe Vera que parece contenta -de momento- en su nueva ubicación sobre la repisa de la chimenea (chimenea que nos toca pintar y arreglr este verano porque ya véis el estado en que está, entre lo que ya tenía y lo que añadimos colgando cosas (guirnaldas de luces y esas cosas):


También en el salón tengo este magnífico cactus que compré en una tienda de Holanda:


Este par de cactuses están en la cocina y me los envió mi padre en el paquete de Navidades listos para plantar. Cinco meses después, y han sobrevivido...




Y estos tres cactuses los he comprado en Woodies (un DIY Store que me pilla detrás de casa y es que son tan monos que daba pena dejarlos alí. Cada vez que voy a comprar pintura, me traigo un par...


Estas tres macetitas también tienen plantas enviadas por mi padre. La menor de la derecha está seca y muerta remuerta, pero mi padre insiste en que la deje en paz que agarrará y le crecerán "hijos". Yo creo que no, pero tampoco me estorba ahí. Las otras plantas parece que han agarrado bien y siguen verdes y lozanas.


Estrella llegó desde Hoanda también, otra variedad de cactus no espinoso que se estaba ahogando en la escasa macetita en la que llegó, así que la he transplantado a su nueva casa, una maceta mucho más amplia y ahí se ha esparcido y abierto a sus anchas. 


Creo que esta se llama Cactus de navidad o algo así. Entró en casa con unas flores fucsia pero cayeron ya. Se supone que salen más a su debido tiempo pero en mi habitación se estaba marchitando y ahora está afuera en el patio, en el poyete de la ventana de la cocina. No sé si el clima húmedo y lluvioso de los últimos días acabará matándola, o el enorme caracol que encontré el viernes pegado a una de sus hojas. Tenía una planta como esta en la cocina que el anterior inquilino debió dejar y floreció durante dos veranos antes de morir con un color pocho y casi gris. No sé qué les pasa...


Estas dos las compré en una tienda de plantas y cosasa electrónicas (sí, en la misma tienda dos cosas tan dispares), pero las florecilles verdes de la derecha, como véis, no parecen estar muy bien en su nuevo terrario. Las de la izquierda han desarrollado un color verde muy lozano, pero la siguiente foto os mostrará su color/estado anterior, justo cuando las compré...


Arriba, ahora. Abajo, el día que las compré. Mi padre dice que el color de la verde de la izquierda varía según se tenga la planta dentro o fuera de la casa, y que eso va a gusto personal. Voy a comprar un par de plantas más como la de la derecha y dejarlas fuera esta vez, a ver si esas se ponen más contentas. De todos modos igual es porque al principio las tenía en mi estudio sobre la estantería al fondo de la habitación y solo les llegaba luz indirecta. Ahora están en plena ventana donde reciben sol y luz desde el amanecer hasta bien entradísima la tarde.


Y estos son mis últimos vicios, sí. Si alguien tiene conocimientos de horticultura -mi padre es un experto, pero la distancia es lo que tiene, y encima su móvil es básico, porque ya les vale que no saben enviar un mensaje de texto, mucho menso manejar una cámara desde un teléfono o abrir fotos...



3 comentarios:

chema dijo...

qué bonitas! salvo los cactus que lo aguantan todo, hay que regarlas en su justa medida, ni mucho ni poco, tiene que darles la luz... las tienes muy bien cuidadas.

Marta dijo...

Hola: qué bien se te dan las plantas y menuda super colección tienes. Ya veo que a Pepper le gustan pero en otro sentido... espero que no te estropee ninguna más porque las tienes preciosas. Seguimos en contacto

Lucía dijo...

Me encantan las plantas, pero no tengo nada de mano con ellas, se me mueren todas, hasta las que dicen que son superresistentes... en fin, ...
Feliz semana