miércoles, 17 de junio de 2015

Voces del pasado

He estado unos días en Cádiz y me he traído el viejo magnetofón, predecesor incunable de los no tan viejos radiocassettes. Contiene voces del pasado, de gente que ya no está y niños que ya no son. 

Es un productor de lágrimas, de recuerdos borrados que renacen como si no se hubieran olvidado. Funciona como el primer día y las cintas que tengo aún por oir encierran secretos inocentes, conversaciones veladas, canciones chiripitifláuticas.




4 comentarios:

Gen dijo...

Madre mía... Acabo de recordar que en algún rincón de casa de mi madre, hay algunas cintas con esas voces del pasado que nos da cosa volver a escuchar pero que naturalmente guardamos como oro en paño.

chema dijo...

pienso como gen, te atreverás a escuchar esas cintas?
en cualquier caso, un magnetofón que todavía funcione es una pieza de museo, guárdalo muy bien!

Dina Oltra dijo...

Si señora, eso si que es una joya de la corona!!

Lucía dijo...

Madre mía, tiene que ser impresionante oir alguna conversación grabada de nosotros de pequeños, o la voz de una persona que se fue... Bufff, se me pone la piel de gallina.
Feliz semana