sábado, 22 de septiembre de 2007

CRAGGAUNOWEN


Craggaunowen (fonéticamente pronunciado Craganún) se encuentra no muy lejos de Limerick, ya en el condado de Clare, y no es más que un intento de crear el aspecto del pasado irlandés con la restauración y la reconstrucción de viviendas primitivas, alquerías, lugares de caza y otras caracteristicas de la vida diaria durante el periodo prehistórico y de principios del cristianismo. La idea de semejante concepto se debe a John Hunt, el que fuera consejero de Sothesby's en Arte Medieval y fallecido ya hace unos años. John Hunt era descrito como un gran "conossieur" y uno de los mejores especialistas en arte medieval de Europa.

Asi, compró las tierras de Craggaunowen, restauró el castillo que estaba en ruinas y comenzó la construcción de un museo moderno que incluiría la reconstrucción de un Crannog (grupo de viviendas celtas hechas sobre una isla artificial), y de un Ringfort (fuerte). Al finalizar su proyecto, lo cedió al pueblo irlandés con el deseo de continuar su desarrollo en el futuro.


Todo el complejo que compone Craggaunowen está repleto de ejemplos de la vida prehistórica, celta y medieval, mezclada con una rica fauna y flora que se ha conservado específicamente en estos parajes. De no ser por la presencia constante de postes de señalización, paneles descriptivos y la presencia de seres humanos vestidos en ropas acutales, uno tiene la sensación de haberse trasladado al pasado después de comprar el ticket de entrada (muy barato, por cierto, para todo lo que se ve aquí y la sensacion de paz que se disfruta en el lugar). De este modo, podemos ver un Fullacht Fiadh, o lo que es lo mismo, el lugar de comida de los cazadores, reproduciendo fielmente un tipo muy común en todo el país. Fueron usados durante un largo período de tiempo, desde principios del siglo de Bronce hasta el período Isabelino (S. XVI), generalmente por miembros de la comunidad cazadora.



Su modo de uso era bien rudimentario: se calentaban unas piedras que se utilizaban entonces para hervir el agua en un hoyo de madera. Trozos de carne de venado se envolvían en paja y se ponían en el líquido hirviendo. Cuando la carne estaba cocida y el agua fría, las piedras, junto con los deperdicios del fuego se tiraban al otro lado del pequeño muro, formando una pequeña montaña de material residual. No lejos de allí existe un dolmen de la Edad de Piedra.

El castillo, construido porJohn MacSioda MacNamara cerca del 1550, es un típico ejemplo de una fortaleza residencial de la alta burguesía de aquella época. Después del colapso de la antigua órden Gaelítica en el siglo XVII, el castillo se quedó sin tejado e inhabitable. El trabajo de su restauración comenzó a principios del s. XIX con la dirección de Tom Steele, cuyas iniciales pueden apreciarse cerca de la entrada, concluyéndolo en 1965 John Hurt quien añadió además, la etensión en la planta baja donde una parte de la colección de antiguedades aparecen expuestas, y que contiene muchos objetos medievales.

Atracción principal es el Crannog, una isla artificial con cabañas de mimbre y argamasa, que aunque es una reproducción, es de las más fieles que se podría encontrar en la isla, típica de la Irlanda de la Edad de Hierro y principios del período cristiano, aunque algunas viviendas fueron habitadas a finales de la Edad de Bronce y en algunas ocasiones hasta bien entrado el S. XVII.


Los Crannogs eran islas artificiales donde se construían casas y se guardaban animales con relativa seguridad. Las islas se formaban colocando en el fondo del lago capas de piedras, leña menuda, ttroncos y hasta viejas canoas. Estaban fijas con palos de madera y la plataforma se cubría con capas de tierra o arena. Los habitantes construían sus casas con zarzas, fango, argamasa y mimbre y tapaban el techo de paja, protegiendo sus propiedades con cercas de madera. Para aproximarse a estas islas artificiales el único medio eran las canoas, aunque posteriormente se comenzaron a construir puentes y otros tipos de arrecifes.


El Ringfort pertenecía al Fuerte y posee un subterréneo cuyos pasillos fueron construídos con ventilación y usados primordialmente para guardar alimentos. Estos túneles mantienen una temperatura constante de unos 4ºC, sin importar qué temperatura haga en el exterior.

Muchos de estos Fuertes tienen dos o tres cámaras cuya entrada es difícil y por ello proporcionaban una gran parte de seguridad. Algunos, como éste en Craggaunowen, podian ser utilizados como salidas de emergencia en casos de ataque o como refugio, pero se encuentran pocos ejemplos en Irlanda.

Otra pieza de interés en el complejo y que crea mayor especulación, es una réplica del barco que supuestamente San Brendan empleó para llegar hasta América siglos antes de que Colón incluso pensara en llegar a Las Indias. Este que se puede visitar aqui es un barco carenado de cuero, construido en los años 70 por Tim Severin y que utilizó para repetir la misma ruta por el Atlántico que San Brendan en el s. VI. De ser cierto lo que dice el Navigatio Sancti Brendani Abbatis, no fue Cristóbal Colón quien descubrió América, sino el monje irlandés San Brendan. Esta fue la hipótesis que Tim Severin se propuso probar y para ello se entregó a un meticuloso estudio de antiguos escritos sobre viajes trasatlánticos de los legendarios monjes marinos de Irlanda. Construyó una embarcación idéntica a la descrita en los textos: de cuero. Por último, se dio comienzo a uno de los viajes más apasionantes de la historia moderna: el viaje del Brendan.
Esta cesta de cuero fue barrida por tormentas, desgarrada por icebergs y vuelta a reparar en pleno mar abierto, aunque el peligro más inminente era la embarcación misma: el casco de proteína cubierto de grasa lanar atraía a tiburones y orcas. Aunque se hicieron varios experimentos, no había certeza de cuánto tiempo podría aguantar el cuero sumergido en agua salada.
Al finalizar el viaje, en la costa de la isla de Terranova, este pequeño cascarón de madera y cuero se convirtió en una de las embarcaciones más famosas, comparada con la Kon-Tiki, de Thor Heyerdahl.

5 comentarios:

Maria Jesús dijo...

Hola Candela!

Gracias por tu comentario en mi blog sobre las hadas. Siempre me he sentido conectada a estos seres alados de luz.
Tal y como tú dices Irlanda es un país con una gran fe en seres fantásticos. Supongo que siempre se ha abierto a la fantasía y que sus gentes son muy sensibles.
El artículo que has escrito es precioso y también sus imágenes ilustrativas.
Felicides por tu blog.

Celular dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Celular, I hope you enjoy. The address is http://telefone-celular-brasil.blogspot.com. A hug.

Acatos dijo...

Joer yo quiero ver esas cosas tambien, a ver si en uno o dos veranos me puedo ir a esas grandes islas de vacaciones :)

Si con el castillo de la luz me flipo...

Salegna dijo...

Que interesante este blog, prometo pasar con mas tiempo para leerlo tranquilamente.
Un beso

Valentín VN dijo...

Si querías dejarnos alucinados con la belleza de Irlanda y de su pasado...¡Lo has conseguido!