domingo, 14 de diciembre de 2008

CLEPTOMANA (SOLO EN BARES)

Lo confieso. Si algo me gusta en un bar y cabe en el bolso, me lo llevo. Desde mi más tierna adolescencia coleccionaba posavasos, probablemente el detonante de esta cleptomanía impulsiva e incurable que padezco. Pero cuando los posavasos dejaron de ser personalizados con el nombre del bar, y se limitaron a la consabida publicidad de alguna marca u otra, dejé de alimentar mi vicio.
De vacaciones en la provincia de Donegal, en un pueblecillo pequeño e insulso llamado Ballyshannon donde residía mi amiga Teresa, una noche fuimos a tomar unas copas a su bar habitual, un pequeño local con banda irlandesa incluída, tocando acordeones, flautas y violines al más puro estilo local. Se dio la circunstancia de que en el lavabo de dicho bar tenían enmarcada en la pared una bonita postal que inmediatamente me cautivó, y que sólo estaba cubierta por un plástico o láamina de acetato transparente en lugar de cristal. Ni qué decir tiene que al final de la noche salió subrepticiamente oculta en mi bolso, y que hoy vigila la entrada de mi toilet desde la puerta.
Luego le tocó el turno a los ceniceros, pero no todos, y esto fue más bien debido a la adopción de otro nuevo vicio: el fumar, y a la situación: vivir en casa de alquiler con otros fumadores. No ganábamos para ceniceros. Tampoco servía uno cualquiera: debían ser llamativos, al menos, y no el típico de cristal de la abuela o el de color botella de cerveza, macizo, sí, pero horroroso. Tenían prioridad, por supuesto, aquellos que promocionaran cualquier marca, fuese de bebida o de tabaco, prueba palpable de que el cenicero no provenía de tienda alguna. Esta manía también finalizó cuando el cupo de los mismos en el domicilio se vio cubierto.
Y de ahí, naturalmente, el siguente paso es adueñarse de los vasos, porque de todos es sabido que las casas de alquiler no vienen provistas de vasos suficientes, y que nunca hay vasos de más. En mi caso lo tenía facil, pues por aquella época trabajaba de directora de un pub, por lo que los vasos llegaban a casa sin clandestinidad alguna, muchos aún en sus cajas promocionales. Tengo vasos de todo tipo, de Guinnesss (indispensable), Heineken, Carlsberg, Bulmers, Coors Light, Kilkenny, Budweiser... Todos de pinta (medio litro).
También tengo gran variedad de vasos para whiskey y Baileys, chupitos y de diferentes tamaños y medidas. A día de hoy no suelo "tangarlos", y los pido directamente, no suele haber ningún problema. Ahora, si los pido y me los deniegan, es condición indispensable no robarlos ese día (sería muy descarado), sino volver a la semana siguiente, a ser posible cuando haya otro camarero/a tras la barra y proceder al hurto en un momento de distracción (una vez acabada la copa, naturalmente).
En Cádiz descubrimos hace un par de años un bar totalmente ambientado como el interior de un barco pirata, cuya cerveza es servida en unas bonitas jarras de cerámica negra con el nombre del establecimiento. Pregunté si me podía llevar una y me informaron de que solían venderlas, por lo que adquirimos una preciosa jarrita que adorna la estantería de nuestra cocina/salita.
Pero la joya de la corona, es este precioso vaso de colección de Carlsberg:
Lo encontré en una caja, con otros tres más, en el ático del pub que dirigía, mientras movía cajas e inspeccionaba adornos de Navidad olvidados durante años en sus envoltorios sin abrir, en muchos casos. Una pieza de coleccionista, porque si no me equivoco, fue una edición limitada que Carlsberg distribuyó hace entre diez y quince a­ños. Regalé el resto a algunos amigos y me quedé con el mío, souvenir de mis años tras la barra.
Tal vez precisamente por trabajar "dentro", mi cleptomanía desapareció... o mejor decir que permanecía adormecida en mi interior, a la espera de un nuevo vicio. En viernes alternativos, cuando el guiri trabaja de mañana, suelo tomarme un par de vasos de vino con él (sin marca en las copas, una vergüenza), en el pub a dos metros de casa, llamado The Bank porque antes había sido un banco de verdad, AIB si no recuerdo mal. De hecho la barra asemeja el mostrador de un antiguo banco y en la pared hay un símil de cajas de seguridad con los nombres de famosos personajes irlandeses. Los servicios y la bodega están abajo, donde antes se ubicaban las cámaras acorazadas de seguridad, y por ello, en lugar de marcar las puertas con el aburrido "Señoras/Ladies" y "Caballeros/Señores", aquí llevan una placa dorada con "Depósitos de mujeres" y "Depositos de hombres".
En fin, que este bar siempre tiene vasitos con shakers, o lo que es lo mismo, esos palitroques de colores para remover el cubata, de los que me estoy haciendo una buena colección, porque cada cierto tiempo traen otros diferentes, según la promoción de esta o aquella bebida. Y este viernes, además, me llevé ésto:
Estaba delante mía, gritando "cógeme", en la pinza sosteniendo un triste posavasos reciclado. Ahora lo pondré en mi mesa, sosteniendo alguna nota recordatoria de algo de lo que me olvidaré por mor de ver el papelito cada día, o pondré alguna foto divertida.
¡A ver qué encuentro en mi próxima visita! Si los bares son lugares públicos, su contenido, digo yo, es de todos.

29 comentarios:

CGR dijo...

¡Vaya peligro que tienes, jajajjaja! Y menuda colección. Me gusta la jarrita del pirata, mola.

Sergio Arán dijo...

Si algún día monto un bar, no te invito.

Salegna dijo...

Buenísimo jajajaja, lo tuyo es demasiado, vaya colección, jajaja

wuapibego dijo...

Me gsuta t coleccion sobre todo la de la copa de cerveza con patas ! creo que son patas no? jejeje
oye,yo suelo llevarme si hay los palos esos larguitos de remover,tengo alguno,el ultimo lo pille el sabado pasado que fuimos a cenar con unos amigos y al casino y cogi uno que tiene por los lados un trebol y un as (en negro) muy chulo!
BESOS.

Fauve, la petite sauvage dijo...

¡Hala! ¡Así cualquiera! Yo también coleccionaba posavasos de niña (y servilletas de los bares) hasta que pasaron dos cosas, una, que empezaron a proliferar demasiado y se convirtió en un trabajo de asiáticos, y dos, que empezó a convertirse en una esclavitud para mí (y automáticamente me libero de todo lo que suponga una -esclavitud); aunque con el tiempo me dé pena.
También tuve mi piso de alquiler cuando estudiaba la carrera lleno de vasos, pero en mi caso, aunque mi bolso era ENORME, todos eran tubos corrientes y molientes y sin marca, o chupitos, también corrientes y molientes y sin marca... Y también finalizó una vez que no cabían más en la casa.
Desde luego tus coleccciones son bien bonitas, no me olvidaré cuando vaya a Limerick de llevarte un shaker, shake, shake, shake and move it!!!

Bertha dijo...

JA JA, tu casi lo coleccionas todo, po aqui tengo de esos palito de mis año mozos, je je, y unos tres posavasos, con coches de epoca con el logo de Canpofrio, unos que me trajo mi cuñado de Lima, creo no, son muy raros, unos palitos para pinchas olibas o cosas a si, de frigo, vamos cositas a si.
Ya te los are llegar que aqui lo que hacen es cojer polvo Y un dia de estos, empiezo a sacar cosas y no se donde van a ir a parar.

Candela dijo...

No, Berta, no me hagas llegar nada ue si no lo mango yo, no vale!!

Sergio, si alguna vez abres un bar, soy muy buena manager...

Inma dijo...

Me chifla tu colección pero me dejas a cuadros cada vez que enseñas toneladas de bolsos, zapatos, comics, muñecas, colecciones de todos los colores.
¿¿¿Dondé c--o metes todo eso???

Candela dijo...

Los vasos, en los muebles de la cocina.

Charo Barrios dijo...

Ay! ya pasé esa etapa de coleccionar vasos, posavasos y palitroques. Lo cierto es que no sé donde están todos esos recuerdos... bueno, alguno quedará.

chema dijo...

ruth!! sabía que tenías muchas colecciones, pero no me imaginaba ninguna como ésta! jajajaja. y me he reído con lo de que estaba gritando "cógeme". :D
en algunos sitios donde ponen infusiones exóticas, lo que son las hierbas de la infusión están dentro de una cajita metálica plateada (de unos 2-3 cm de arista para que te hagas una idea) con una rejilla, muy chula, que también es tentadora para echársela al bolso o a la mochila, jejeje.

Candela dijo...

Yo soy mas del tipo alcholico. Si no lleva mas de un 4%, no lo bebo, jajajjaa. Asi que no voy a sitios de esos donde ponen te exoticos. Si no, ya me habria llevado hasta las cachimbas...

Fauve, la petite sauvage dijo...

¡Eso! Dadle más ideas y que sea la Winona Rider de Limerick...

Candela dijo...

No queria decir alcholico, sino alcoholico. Y conste que hoy no he probado gota...

Susana dijo...

La de Guiness, también la tengo yo... y conseeguida de la misma manera... jejeje. Ha sido la única vez que he mangado algo de un bar, pero es que fuimos a Madrid a pasar unos días, entramos en una bar y Pedro pidió una caña. La clavado fue tal que me dije a misma "En ese precio viene incluido el vaso por lo menos..."

Anónimo dijo...

Hola Candela...que risa, con tus manguilladas!!!.......y la respuesta de Sergio Arán. genial.

Yo tenía ana amiga, cuando aún no existian los cacharritos estos que pitan a las salidas de los centros comerciales..que entraba en un probador del corte ingles con un pantalón puesto y siete en el brazo y salía con seis puestos (gordísima) y uno en el brazo.

Por supuestísimo en estos casos yo la esperaba fuera y no quería ver EL BOTÍN...DEL SUSTO QUE ME ENTRABA.
ja,ja,ja,ja,ja

Marta Minguella.

Candela dijo...

Jolin, Marta, yo eso nunca lo he hecho ni lo haria, que eso es robar, que vergüenza! Yo solo cojo cositas de los bares... que levante la mano el que no se haya llevado un vaso, un azucarillo, el cacharro de las servilletas o unos posavasos...

Anónimo dijo...

jajajajajaj Ruthhhhh me parto contigo....como dice Inma, y como yo te he preguntado muchas veces......¿dónde lo metes????.....he de decir que yo alguna vez también me he traido prestada alguna cosilla....por aquello de que siempre llevo bolso grande....jajajajjajaj
Blanche

SONY dijo...

jajajaja, menuda colección tan original!!!

Di qué sí, tod@s tenemos algo de cleptóman@ dentro... A mí me encantan los vasitos de chupito que ponen en algunos sitios, pero esos son más difíciles de birlar pq como te lo sacan al final... y contaditos...

Nosotros ahora los cogemos como souvenirs (igual que otra gente los dedales) de los sitios que visitamos, más bien es una afición que ha empezado mi costillo, y ya tenemos varios, menos mal que no suelen costar mucho... jejejeje.

Lagape dijo...

Jajajaja... ¡¡¡mejor no llevarte a casa!!!

Fauve, la petite sauvage dijo...

Gracias, Lagape, me has dado una razón más por la que... algún día iré a Limerick :P

Candela dijo...

Jajajaj, Fauve, deja de "amenazar" y vente.. a Limerick!!!

Fauve, la petite sauvage dijo...

Iré, sabes que iré, pero... cargada de ideas, muahahahah...
¡Tiembla! :P

lar dijo...

Me ha traido muchos recuerdos... muy bueno...Si, yo tampoco sé donde metes todo lo que tienes, jajaja....

Valentín VN dijo...

Bueno colecciones hay de todo...
pero un día te la lían, jeje.

Esther dijo...

jajjaaj la ultima frase meha encantado!! oye y vaya coleccion de pintas! mi chico se morira de la envidia cuando se lo enseñe....

Candela dijo...

Tengo mas, Ñita, lo que pasa es que ahi solo he puesto las mas bonitas. Tengo de otras marcas mas conocidas.

Núria dijo...

Eejee yo eso lo hice en la despedida de soltera de mi hermana...por k iba la verdad un poco "pedo" y me gustó la copa del Baja Beach...entonces estaba muy In aki en BCN...Menudo bolso debes de utilizar ejeje king size!!! Saludos...por lo visto ya vas haciendo el ajuar por lo menos en copas,XD...

Oishi dijo...

jajaja me encantan tus colecciones!!!
Bolsas, zapatos...vasos...¿que más tienes? ¿y donde metes todo eso?
Te deseo lo mejor este 2009, te mando un saludo enorme...y viva la cleptomanía.