domingo, 4 de enero de 2009

RETRATO DE UN RETRATO


Era la Notte Bianca de hace un par de años, coincidencia grata en nuestros quince días de vacaciones en Roma. Tras hacer colas durante horas para poder disfrutar de cinco minutos de concierto en directo de Ennio Morricone en la Piazza del Campidoglio, en la antigua Colina Capitolina que se cierne sobre el Foro. Enclaustrados entre la masa humana de una noche de verano, ascendimos casi dolorosamente por las escalinatas empinadas para alcanzar la plaza casi más de una hora después, justo a tiempo de oir los últimos acordes de la orquesta. Aún así, mereció la pena haber compartido espacio, aunque fuese acústico, con tan magnífico maestro de la música.
La idea de las Noches Blancas se han extendido por media Europa, dejando museos, galerías y centros de esparcimiento lúdico abiertos gratuitamente durante casi 24 horas. Por desgracia las colas eran tan kilométricas y el tiempo tan escaso, que poco pudimos ver esa calurosa noche romana, pero una de esas exposiciones itinerantes nos permitió disfrutar, en las fauces del enorme monumento a Vittorio, del trabajo fotográfico de varios artistas de la lente. El nombre del autor de la fotografía de arriba, que si mi memoria no me falla está tomada cerca de la Plaza de Venecia en Roma, me es desconocido, pero esta foto me cautivó, por curiosa y por las interpretaciones que de ella se pueden hacer desde el "marco" filosófico.

6 comentarios:

CGR dijo...

Mmmmm, Roma, me encanta. Algún día volveré...

Charo Barrios dijo...

Bueno, en Cádiz está ahora de moda llevan colchones en las motos. Sí, colchones de dormir. No sabemos a qué se debe tanto tráfico colchonero por las calles. O sea, como en Roma, pero todavía más cutre....

Inma dijo...

Me ha recordado a los hombres, en Marruecos, que llevan un fardo informe en la moto, y que si te fijas bien ves que es su mujer. Con tanta ropa al viento no se ve lo que es.

Luz de Gas dijo...

Algún día podré ir, al Vaticano no tengo ningún interes pero a Roma si.

LA foto es buenísima

BEsos

Candela dijo...

Juan, yo estuve en el Vaticano, y aunque no tenia muchas ganas en un principio porque no soy nada religiosa y mucho menos papista, me encanto. Lo mejor de lo mejor es subir hasta arriba de la torre (si tienes vertigo es de ordago), y ver la vista... ahhh... te deja sin respiracion. Ya hare un post sobre ello en breve.

BLAS dijo...

Roma es preciosa, yo la adoro y volveré a visitarla tantas veces como pueda. Pero el Vaticano es una ciudad aparte llena de historia y cultura que merece verse. Los jardines son auténticas maravillas .Los museos contienen piezas de tan alto artístico valor como el Louvre en Paris, el Británico en Londres, o el Metropolitan en N.Y. (Las estancias Borgia, la Capilla Sixtina, el Laoconte y sus hijos.........)