viernes, 27 de marzo de 2009

GILIPUERTAS DEL AÑO


El mocito con cara de alelao de la foto de la izquierda se merece el premio de Gilipollas del Año, simplemente es una lástima que no pueda venir a recoger su galardón. Philip Collopy se encuentra a dos metros bajo tierra.

¿Por que? Porque este miembro insigne del hampa de Limerick, precursor incansable de los problemas entre las dos familias feudales de la ciudad y responsable de numerosos crímenes, regresó a casa el Sábado por la noche, ya de madrugada, borracho como una cuba después de beberse hasta el agua de los charcos, hasta arriba de coca y el Diablo sabe de qué más, y no habiendo tenido bastante fiesta, decidió continuarla en la intimidad de su casa en la parte de Limerick más hermosa y a la vez más peligrosa: la Isla.

La Isla es como se denomina a la parte al otro lado del rio Abby, donde se encuentra la Catedral de Saint Mary, el Castillo de Saint John y en definitiva, el casco histórico de la ciudad. Y también donde viven muchos de estos scumbags sin otra vida y otra ilusión que hacer daño y joder al personal como se pueda, y si además provocan sangre, mejor que mejor.

Pero esta vez el que se hizo pupita fue el propio Collopy, que a sus 29 añitos y uno de los líderes destacados de esa mafia sin estudios ni maneras ni nada de nada, decidió que era muy divertido jugar con una Glock mientras la limpiaba delante de sus acólitos. Y como hasta un niño de cinco años sabe, aunque retires el magazine de una Glock, siempre queda una bala en la recámara si la has echado para atrás (so gili), y pretendiendo dispararse en la cabeza, eso es exactamente lo que hizo. Se metió una bala en la sien. Al día siguiente decidieron desconectarle la maquinita en el hospital, estoy segura de que la mejor decisión tomada por un grupo de médicos en mucho tiempo.

Es que hay que ser pollas, primero para no asegurarte de que no había bala en la recámara, y segundo de jugar poniéndote una pistola en la cabeza, además frente a menores que estoy segura ni se impresionaron, tan acostumbrados están a estas cosas. Es más, el episodio completo está grabado en la cámara de un teléfono movil, deseandito estoy que rule por internet, no estoy muy segura de que haya caído en manos policiales, aunque conociendo a la Gardai de aquí, eso no es una garantía de que no acabe en Youtube.

Naturalmente el entierro fue multitudinario. Optima oportunidad para las fuerzas del orden de detener a todos los matones del lugar, pero no. Por supuesto, incluso estos mierdas tienen derechos, y así recorrieron con su patético cortejo las calles del centro de Limerick, camino del cementerio. Estos marsupiales que habitualmente patrullan las calles en sus chandalitos de marca, aparecían como recién salidos de un juicio: impecables en sus trajecitos del Lidl, el pelo recién cortado al uno, todos como producto de fábrica calentitos, salidos de la cinta transportadora.

No contentos con pasarse las leyes por sus sucios traseros, cuando el cortejo pasó por delante de la antigua casa del finado, todos sacaron sus armas, convenientemente ocultas bajo las chaquetas y realizaron unos disparos al aire, como salvas en honor de un héroe, ante la mirada pasiva del control policial que, debido a la concentración masiva de gángsters, siguió prudentemente a los dolientes. Lástima que como homenaje a tan puntero miembro de su comunidad no decidieran emular su última hazaña y en lugar de disparar a las nubes no se dispararan en la sien.
¡Oh! Y lo que le hace más merecedor de esta condecoración de "Gilipuertas del Año" es que Mr. Collopy, que acostumbraba a llevar siempre un chaleco antibalas (por eso siempre digo que hay que disparar a la cabeeeeeezaaaa), fue enterrado con el mismo. Su inseparable chalequito. Quizá sus compañeros de "fatigas" temían que la banda contraria hiciera presencia para estropearles el bonito funeral que tenían en mente -ese día cerraron la mayoría de bares del centro hasta que supieron que estaban bien atendidos en el bareto de su barrio-, y que se cebaran en el cuerpo del difunto, y claro, ya tenía bastante con un agujero de bala en el cerebro inexistente de su amiguito.
Así te pudras en el infierno, cabrón.

22 comentarios:

Fauve, la petite sauvage dijo...

Quién fue que dijo eso de que la estupidez humana no tiene límite...

lisebe dijo...

Remarco lo que dice Fauve "la estupidez humana no tiene límites" y añado "que es propia de los necios" (Proverbio)

Es increible hasta donde puede llegar la incultura , la falta de escrúpulos y un largo etc, etc.

Pero este caso desgraciadamente no aislado..

Besitos cariño todavia contraturados.

Shirat dijo...

Es como si vivieras en la Sicilia del norte, y lo digo con el máximo respeto a los sicilianos, que están empezando a parecerme unos benditos viendo lo que cuentas.

chema dijo...

viéndole la cara, ciertamente no parecía tener un coeficiente de inteligencia excesivamente alto.
dadas las actividades a las que se dedicaba, debería haber sabido un poco de cómo funcionan las pistolas y esas cosas...
lo que me deja alucinado es que sus compañeros (que parecían tener un nivel de inteligencia similar al suyo) le homenajearan lanzando disparos al aire y que la policía no hiciera nada. este mundo se está volviendo cada vez más loco.

Bulma dijo...

Pues si alguien hubiese aprovechado el cortejo fúnebre para ponerse a hacer tiro al blanco con las cabezas de semejantes especímenes, te aseguro que al menos yo, no me habría echado a llorar.

Ojalá hubiese más idiotas así, que se quitaran de en medio ellos mismos. Y si no, por favor, que se pierdan balas para que se alojen en sus cerebros. Con tanto inocente muriendo por ahí y que estos se libren siempre...

SUSANA dijo...

Y bueh, uno menos!

Ya vendrán los "hagiógrafos" a escribir su historia!

Por momentos pareciera que hemos retrocedido en el tiempo.

Besitos Candela!

Inma dijo...

¡¡Vata tontaina!! Tuvo el final que merecía.

anele dijo...

Qué bonitooooo, con el chalequito puesto, como si fuera su mejor gala (que lo era). Y hace meses la liaron para que los asistentes al otro funeral (aquel chaval que apareción en el lugar menos oportuno a la hora menos oportuna) no desistieran de su idea, pero claro, a ellos luz verde...
Qué quieres que te diga, paraceré una insensible pero leyendo esto sólo me viene una frase a la cabeza: "pss, uno menos".

Estoy con Bulma, ojalá hubiera muchos gilipollas como éste.

América dijo...

Yo me uno a la linea de Fauve u Lisebe,por que dificil es decir otra cosa "la estupidez humana no tiene límites" ,es que la capacidad de asombro es inagotable Candela.

"KING" dijo...

..un gilipuertas menos...

Sarah dijo...

Aqui os dejo una cancion dedicada al difunto...
http://www.youtube.com/watch?v=rNQRfBAzSzo

coonchi dijo...

stara chalao el tio pues tiene lo q se merece..
ala uno menos
ja conchi

MJ Cádiz dijo...

Lo podrían nominar para premio Darwin, yo creo que quedaría en un puesto notorio. En fin, quien quiera profundizar en estupideces humanas con resultados fatales (para los premiados, claro, para los demás pueden ser un alivio) tiene más ejemplos en http://www.darwinawards.com/

Besitos

María José

Candela dijo...

Pues creo que tienes razon, me parece que lo habia leido yo por los foros de aqui de Limerick, jajajja.

María José dijo...

que les den por el culo!!!

Besos niña

CGR dijo...

Bien merecido se tiene lo de gilipollas aunque está claro que se merecía un final así

Luz de Gas dijo...

Vaya Candela, tremendo la que hay por ahí.

Ahora a esperar que el que le suceda no sea aún peor, que nunca se sabe.

Desde luego el título se lo merece.

Besos preciosa

BLAS dijo...

Jajajaja, es propio de una película de los hermanos Cohen... Vivió como un hijop..., y murió como un gilip... No se puede pedir más en esta vida. Y como dice alguien por aquí, ya podrían cogerlo como ejemplo alguno de sus amados acólitos y que les sirviera como referencia, a ver si así quieren también ser mártires de la "causa"...

Anabel Botella dijo...

Madre mía, se nota que este tipo no era santo de tu devoción. No conozco casi nada de Irlanda, salvo por las cosas que te leo, pero tenía que ser una pieza de mucho cuidado. Aunque lo que me sorprende es que sus amiguetes sacaran sus armas delante de las narices de la pasma. Desgraciadamente quedan muchos por ahí que sonríen de la buena suerte de estar con sus huesos entre rejas.
Saludos desde La ventana de los sueños, blog literario.

Groucho dijo...

¿SINCERAMENTE?
¡¡¡QUE LE DEN!!!
SALUDOS.

Darthpitufina dijo...

Qué fuerte... aunque como tú bien dices, a los scumbags les traería al pairo bastante.
Estuve hará un año en Limerick y ver tus fotos revive mi nostalgia (ay, ese People's Park...)

En fin, hay que ser bastante torpe.
De todo tiene que haber, como en botica.

Una sonrisa.

pierrezugazua dijo...

vaya y pa mi que eso solo pasaba en las películas, aquí cabe decir aquello de "increible pero cierto".