lunes, 26 de enero de 2009

ABURRIDA

Ha caído la última hoja del árbol. Reseca, arrugada, carcomida por las inclemencias del tiempo feroz. Decían los abuelos, siendo yo pequeña que cuando la última hoja tocase el suelo, el tiempo se detendría. Pero jamás lo creí.
La hoja se elevó en el aire... voló, revoloteó, traviesa, jugueteando con la brisa que se tornó viento helado. Luego, tan súbitamente como había comenzado, el aire la posó melosamente sobre la superficie quieta del lago.
Y llegaste tú. Yo te miraba desde la aburrida silla de ruedas, curiosa como lo fui siempre. Viniste caminando lentamente por el sendero y te detuviste ante mí. Entonces comprendí que la leyenda era cierta: el tiempo se detuvo cuando miré en tus pupilas y casi me caigo de la risa cuando te ofreciste a llevarme de paseo. Empujaste la silla sin saber que no lo necesitaba. Sólo me había sentado allí a descansar tras mi carrera por la campiña, en la silla de la abuela que había sido empujada ladera abajo por el viento. La abuela se había comprado una nueva, eléctrica, moderna, y el viejo armatoste había sido abandonado en el porche hasta que vinieran a recogerla los del camión de reciclado. Pero no te dije nada.
Horas después, cuando me devolviste a mi enclave original, ya sabía casi toda tu vida. Hablabas y hablabas como si el mundo fuera a acabar de un momento a otro, con tu vozarrón masculino y sensual. Me levanté, y diste un paso atrás, sorpendido. Me reí, nerviosa, un tanto divertida de no haberte sacado de tu error.
-Eres una pequeña mentirosa -dijiste casi enfadado.
-Y tú un petardo insoportable -sonreí mientras subía hacia el calor de la casa, donde un baño me esperaba y otro aburrido día en la sierra llegaba a su fín.

14 comentarios:

BLAS dijo...

...Y ¡¿cómo sigue?! ¿Qué fué del petardo y la pequeña mentirosa...? Me has dejado con la miel en los labios...

Candela dijo...

Pues que ella se pega un bañito calentito y oloroso y el se va a su guarida a mrarse en el espejo y tocarse los musculos. ¿que tal?

BLAS dijo...

Lo del baño me dá hasta envidia, pero esperaba más del petardo... En vez de estar en su guarida parece que esté en un gimnasio... Aunque puede ser que la guarida tenga gimnasio... Menudo partidazo sería entonces el petardo!

chema dijo...

fue un flechazo a primera vista, jejeje.
pues yo creo que él no tiene razón en llamarla mentirosa, ella no dijo ninguna mentira. ella estaba sentada en la silla de su abuela, él se ofreció a llevarla de paseo y ella dijo: "vale!". :D

Luz de Gas dijo...

Los músculos para compartirlos y querer no tanto quererse, muy bien dicho

Besos

Pucca dijo...

jejeje que buen momento pasó la mentirosilla, mira que pasear mientras descansa!!!

marian dijo...

jajajajajaja
jajajajajaja
yo iba a preguntarte lo mismo
eres terrible, ahora que se ponía interesante
pero claro tiene su lógica habias dicho que ella había estado corriendo, no es plan que te inviten a cenar y no haberte dado un bañito
jajajaja

Koldo dijo...

Pues vale,pequeña bruja.Un beso...Koldo

Joaquín dijo...

Hombre, si nos ponemos asi.
Lo suyo había sido que le invitase a ducharse juntos, quiza para a enjabonarle la espalda, ja ja ja.
... Quien sabe ...

Joaquín dijo...

Hombre, si nos ponemos asi.
Lo suyo había sido que le invitase a ducharse juntos, quiza para a enjabonarle la espalda, ja ja ja.
... Quien sabe ...

BLAS dijo...

Candela, con lo guapo que es tu relato y nosotros aquí desvariando... ¿Podrías, por favor poner una continuación...? Porque de seguir así la pequeña mentirosa y el petardo terminan protagonizando una peli porno, y eso que comenzó con una silla de ruedas el tema...

Candela dijo...

Jajjaa, a veces es mejor dejarlo a la imaginacion y al libre albedrio...

cloti dijo...

¡Qué manía tiene todo el mundo con terminar las historias de los demás!
Di que no chikilla, que hay que aprender a disfrutar hasta de lo inconcluso.
Precioso Ruth, y ahora ponte a lo nuestro, ¡leñe!
Bssssssssssssssss
Cloti

CGR dijo...

Aburrida, aburrida estaría al rpincipio pero me da que luego no lo pasó tan mal, jejejejejeje. Bonita hostoria